<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=388281687962727&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

- lectura de 3 min

Muchos países del mundo entero están planificando la vuelta al trabajo mientras nos adaptamos a la "nueva normalidad" de la pandemia de COVID-19. Esta es una buena noticia para la industria de la construcción y sus trabajadores: se estima que el sector emplea a más de 100 millones de personas y desempeña un papel importante en las economías de todo el mundo.

En Francia, está previsto concluir el periodo de confinamiento el 11 de mayo, y en España, las restricciones en la construcción se están levantando de forma gradual. En el continente asiático, países como China ya han levantado los bloqueos y han vuelto a abrir las obras.

Pero esto no es una vuelta al negocio tal y como lo conocíamos. Se han establecido nuevas pautas sobre cómo deben funcionar las obras, enfocados primordialmente a la salud y la seguridad. También hay nuevas reglas sobre cómo las obras deben gestionar la mano de obra, apoyar el trabajo remoto y permitir que se respete el distanciamiento social.

Nuestro CEO, Franck Le Tendre, habló sobre algunos de estos cambios recientemente en una entrevista con ITR News. Franck explicó por qué las compañías han tenido que reestructurar la forma en que trabajan digitalizando sus operaciones para que puedan cumplir con los nuevos requisitos.

Las empresas deberán poder localizar quién está en la obra y dónde está, así como permitir que el personal trabaje de forma remota siempre que sea posible. Esto no se puede hacer si los trabajadores dependen de procesos manuales o en papel, que no son precisos, requieren mucho tiempo y son difíciles de compartir. Implementar una plataforma digital aborda este problema eliminando los silos y ayudando a las empresas a hacer malabares con la gestión de personal, planos y materiales con trabajos por turnos, en tiempo real.

De este modo, aunque es posible que la construcción se encuentre en una fase difícil, también existe una oportunidad. Los cambios que las empresas introducen ahora no solo ayudarán con el desafío a corto plazo de COVID-19, sino que beneficiarán muchas áreas a largo plazo:

-Gestión de mano de obra : las tareas de planificación y programación con visibilidad del estado de los trabajos ayudan a evitar retrasos o enfrentamientos. Esto también ayuda con el distanciamiento social, por ejemplo, escalonando entradas y salidas en la obra, o asegurándose de que las inspecciones solo se realicen cuando el trasiego de personas en la obra sea mínimo.

 

  • -Colaboración: la falta de colaboración es un gran problema, las herramientas digitales abordan esto reuniendo a todos en un solo canal, desde el subcontratista hasta el desarrollador. Esto proporciona un hilo de comunicación localizable y evita errores, al tiempo que permite a los usuarios compartir información e imágenes en unos pocos toques o clics.

 

  • -Trabajo remoto / flexible: una plataforma digital ofrece un almacenamiento centralizado para todo, desde planos de obras hasta políticas de seguridad, a las que se puede acceder desde cualquier lugar, en cualquier dispositivo. Para aquellos que se encuentran en una oficina, esto les permite trabajar desde casa o en cualquier lugar que elijan, lo que reduce las visitas a la obra.

 

  • -Mejora de la confianza: se puede gestionar todo de cerca con una visión clara de todos los proyectos, recursos humanos y financieros, y los informes de estado se pueden compartir instantáneamente con todos los interesados. Esto ayuda a generar confianza al garantizar que todos tengan acceso a los datos más recientes, y pueden estar seguros de que son precisos.

 

  • -Mejora continua: además de mantener los proyectos en marcha, la digitalización también facilita identificar mejoras de procesos, mejores prácticas y el cambio de flujos de trabajo. Al gestionar distintas obras, también facilita que los mismos cambios se puedan implementar instantáneamente en todas.

 

-Por último, el distanciamiento social es algo que todos debemos tener en cuenta durante muchos meses más. La transformación digital lo hace posible al mismo tiempo que permite que el trabajo continúe. Esto significa que habrá menos visitas a la obra e incluso reduce la necesidad de reuniones en persona en la obra: los trabajadores podrán enviar actualizaciones, comentarios e imágenes a otros a través de la misma plataforma. Finalcad digitaliza los procesos y flujos de trabajo que las empresas de construcción completan todos los días, optimizando las operaciones del futuro, así como las del presente. La transformación digital no solo mejora el bienestar de los trabajadores, sino que también mejora la eficiencia y la productividad, con un impacto directo en el resultado final.

 

Por tanto, para aquellas empresas que aún no han implementado una plataforma digital para la gestión de la construcción, ahora es el momento de explorar las opciones.

 

Puede consultar más información acerca de Finalcad en: www.finalcad.com

Te puede interesar

Actualidad Finalcad

Llevando la transformación digital a tod...

Actualidad Finalcad

12 novedades de Finalcad en Julio

Actualidad Finalcad

Continuidad digital garantizada entre la...